Buscar
  • Amparo Piñeirua

Dos mundos


Resulta que este verano, por recomendación de uno de mis hijos decidimos en nuestro viaje a España, ir a Cuenca, un pueblecito encantador que se conoce principalmente, por sus casas colgantes, su catedral de estilo Gótico, con algunas reformas en siglos posteriores donde hay ampliaciones y variaciones con reminiscencias románticas. La fachada se derrumbó por lo que la actual es del siglo XX, el casco antiguo con sus calles estrechas y empedradas , tiene un saborcito especial que por lo menos a mí me fascinó. Nos hospedamos en un edificio que anteriormente había sido un seminario, “Seminario Conciliar de San Julian” super limpio y bien remodelado que lo que me llamó mucho la atención fue la blancura extrema de todas sus sábanas y blancos en general .

Pero lo que más me sorprendió fue una especie de religiosidad que se respiraba en el Cuenca antiguo. Al lado de nuestro hotel había una capillita muy linda y pequeña, cuando entramos me sorprendió encontrarme con una monja arrodillada toda vestida de blanco, pero no con el traje que todos conocemos, este era como si fuese de primera comunión con un velo muy grande que caía sobre su espalda y de un blanco que parecía que tenía luz en el interior. Estuve ahí un rato y la monja no se movió ni un milímetro parecía, más bien un cuadro pintado en el altar de esa capilla. Me pregunté entonces qué hay en la vida interior de estas religiosas que son felices y se ven extasiadas rezándole al Señor, sin prisas sin distracciones, solo con el objetivo único de agradar y conversar con el creador, por un momento sentí celos de esos sentimientos tan fuertes que te llevan a vivir de esa manera renunciando a todo, o quizá por el contrario sintiéndose plenas con la oración, creo que están en otra dimensión espiritual que seguramente yo nunca alcanzaré.

Por otra parte, entraban otras personas que hacían ruido con las bancas, una de ellas tenía puesta una ombliguera y unos pantaloncillos cortos y se le veía parte de las nalgas.

Sin lugar a dudas dos mundos completamente diferentes.

Esta es Amparo reportándose

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo