• Amparo Piñeirua

A empezar de nuevo, mundo

Actualizado: jul 30


Hola, otra vez escribiendo para ustedes mis queridos lectores , esta vez con un tema del que quizá ya tienes mucho leído y lo consideren trillado, pero como este blog tiene que ver con mis vivencias y es lo que estoy viviendo y meditando, pues ahí les va.

Como casi todos, estoy pasando por este encierro, y como casi todos también dándole mucho a la mente, reflexionando, cuestionando, buscando, encontrando o creyendo que encuentras y entonces aquellas frases que antes veías o escuchabas en momentos difíciles o diferentes les empiezas a encontrar sentido y no solo eso si no que, las empiezas a vivir.

Por ejemplo, te das cuenta de que efectivamente las cosas no materiales, claro teniendo cubierto lo que necesitas para vivir como son techo comida y sustento, son las que más te hacen falta o extrañas, quizá sea por que algunas no las tienes en este momento o quizá por que en verdad son mucho más importantes. Parte de lo que nos hace humanos es el placer de estar con otros seres humanos compartiendo momentos colectivos como Navidad, Año nuevo, torneos de cualquier deporte etc. más personales como nacimientos en la familia, cumpleaños o todavía más personales como ir a comer o a tomar un café con algún amigo. El disfrutar de la compañía de tu familia los domingos por ejemplo, y ver crecer a tus hijos o nietos , hacer un viajecito cerca o lejos cuando y como quieras y con quienes quieras, esto por lo menos para nosotros era completamente normal y ni siquiera pensabas en ello por que siempre que quisieras lo tenia.

En algún momento de mi vida viendo cómo nos estamos cargando literalmente el planeta y a los animales una de las fantasías que tenía y que de verdad lo pensaba así era justamente el parar el mundo para que el planeta renaciera pero era tan utópico en mi cabeza que estaba segura nunca pasaría y para mi sorpresa paso.

Me emociona ver que tan rápido se regenera sin el ser humano de por medio, ver los osos entrando en las casas y bañarse en sus albercas o animales de todo tipo apoderándose de las ciudades, cabras en el área de juegos infantiles disfrutando lo que nosotros sabías dejado abandonado, que la temperatura del planeta bajará dos grados en solo dos meses de confinamiento me hace recibirlo en verdad los digo, con felicidad, aunque por otro lado con la preocupación económica y pensando en la personas que de repente de la noche a la mañana se encuentran sin NADA, eso por otro lado me preocupa y mucho.

Poco a poco me he dado cuenta que nuestro mundo no sé si para siempre o por lo menos por un ratote ha cambiado. Al ver a los vecinos todos los días caminando por mi privada con sus pequeños y el o los perros, enseñándoles a andar en bici, a usar coches a control remoto en fin conviviendo con ellos. Las mamás más metidas en sus casas me imagino que haciendo sus labores, cuando antes era difícil ver a alguien en la calles, siempre corriendo de aquí para allá con los hijos en clase de esto y de aquello, en el cole, en partidos de fútbol en fin en las actividades extracurriculares, en la calle ni hablar ni se pensaba y los padres trabajando.

De pronto te das cuenta que ya ni siquiera puedes sonreír por que con las máscaras ya nadie te ve, hablar es complicado, ya no entiendes ni te entiendo nadie, en el super tienes que hacer cola para entrar y para las verduras, en los bancos todo cambio también menos las personas atendiendo. Y entonces que te tienes que adaptar a un nuevo día a día en donde tendremos que EMPEZAR DE NUEVO, a utilizar nuevas formas de trabajo, de comunicación, de relación con otros y planear desde otro punto nuestra vida.

Yo creo que hemos aprendido mucho y aun nos falta, acuérdate que el acoplarse a situaciones nuevas es la inteligencia.

Como siempre me gustaría tu comentario.


Esta es Amparo reportándose

4 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.