• Amparo Piñeirua

Afecto y mas Afecto


Los seres humanos somos muy dados a asumir y desde mi punto de vista, asumir es harto peligroso. Cuando asumimos estamos dando por hecho muchas cosa que no sabemos si son o no son y en el tema que quiero abordar hoy lo voy aterrizar en el siguiente punto. Cuando somos padres en muchas ocasiones asumimos que nuestros hijos saben que los queremos simplemente porque somos sus padres. Me he encontrado muchas veces comentarios como “claro que sabe que lo quiero si soy su padre o madre”, pues les tengo una noticia esto no es suficiente, el afecto se DICE y se DEMUESTRA y se demuestra no solo haciendo las cosas que nos corresponde como padres; mantenerlos, alimentarlos, llevarlos al colegio, ayudarlos en sus tareas, llevarlos a sus clases. Se demuestra yendo mucho más allá. Preocuparse por sus cosas, sus amigos, sus adversidades que aunque sea pequeño las tiene, consolarlo, escucharlo, reír con él, dialogar con él, todo esto demuestra el cariño que se siente por ellos .

Decirles que los quieres TODOS LOS DIAS si es posible y no decir "Ay, pero si ya lo sabe para que se lo tengo que decir" y la respuesta es “para que no tenga que asumir” pues cuando los dejamos que asuman nunca van a estar seguros y por lógica crea inseguridad en ellos y justamente esto es lo que los padres no queremos que pase con ellos.


A lo largo de mi vida y en mi practica como psicóloga hay algo que me a quedado muy claro, no importa por las cosas que se pasen en la vida, si los hijos saben que son queridos les aseguro que todo ira bien y cualquier dificultad se podrá superar, inclusive con niños que tienen algún problema físico o de desarrollo y el pronostico de inicio es muy pesimista, si se le dice y demuestra el afecto esos niños alcanzan metas insospechadas para ellos.

Esto obviamente no solo se aplica a los hijos, en cualquier relación humanan se debe de hacer, se nos dificulta a veces debido quizá al aprendizaje que tenemos nos limita a expresar lo que sentimos. Tiempo atrás a los padres les enseñaban que ellos no tenían que demostrar mucho sus emociones pues esto les restaba autoridad, gracias a Dios esto ya paso. Claro, no en un 100% pero hoy en día los padres se expresar y pueden decirles a sus hijos que los quieren y demostrárselos con abrazos besos etc. sin problema alguno y sin ser juzgados por otros padres o la sociedad en general. Hoy somos las libres en ese aspecto.

Ojalá y no se nos olvide que ademas de traernos a nosotros mismos un mayor disfrute de nuestro rol como padres, a nuestros hijos les traerá una mejor salud mental, al fin y al cabo esto del afecto es cuidar la mente de nuestros hijos como cuidamos sus cuerpos llevándolos a hacer ejercicio o tratando de que coman cosas saludables.


Ojalá les guste esta reflexión. Espero sus comentarios.


Esta es Amparo recortándose

0 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.