• Amparo Piñeirua

Amooor

Actualizado: may 12


No les pasa que por mas que pasen los años, el recuerdo de la madre que ya perdimos sigue en nuestra conciencia, y cada día que pasa la recordamos aunque sea por los más mínimos detalles, conforme yo voy llegado a la edad que mi mamá tenía cuando me hablaba de algo o me daba consejos, me van cayendo los veintes como decimos en Mexico y pienso que aunque pase mucho tiempo quizá hasta que me toque a mi partir seguiré recibiendo consejos de mi madre o entendiendo lo que ella me decía cuando voy teniendo la edad que ella tenia, es como una fuente de sabiduría y experiencia que me acompaña aunque ella ya no está conmigo, incluso voy entendiendo sus sentimientos, angustias y por que sentía lo que me decía que sentía y que yo en esos ayeres no entendía .

En alguna clase de psicología me han dejado el ejercicio de buscar cuales son mis heridas de la infancia y la verdad por mas que busco y busco no las encuentro, seguro mi madre no fue perfecta, pero como todas las hijas pienso que a mi me toco la mejor, una mujer coherente, congruente, inteligente, entregada, generosa no solo conmigo también con las amigas, familia todo el que estaba a su alrededor, que me enseñó con su ejemplo y su discurso casi todo lo que se en la vida, nunca llegaré ni de cerca a llenar sus zapatos aunque me encantaría, pero tuve la experiencia inolvidable de haber sido la hija de mi madre y tener mi vida llena de momentos con ella, “donde quiera que estes te mando un te amo hasta allá”.

Por otro lado ayer festejamos el día de las madres, desde hace muchos años la pasamos con un grupo de amigos, en donde la primera generación ya perdimos a nuestras madres o casi todas, entonces empezamos a reunirnos ese día con nuestros hijos y con el tiempo también con los nietos yernos ,y nueras este año como todos, tuvo sus cosas diferentes una de ellas y la más importante es que este año faltaba una de mis queridas amigas que en noviembre del año pasado, partió para siempre, la verdad para mi es difícil todas las primeras veces, la primera Navidad sin ella, la primera fiesta sin ella, el primer cumpleaños sin ella, el primer día de la madres sin ella, la pasamos con sus hijas nietos y marido y pensaba si yo aun extraño a mi mamá después de tantos años, lo que nos falta recorrer para no sentir tanto dolor.

Sin embargo la pasamos muy a gusto y estoy segura que en los pensamientos de cada uno de nosotros ahí estaba y entonces nos acompaño en este día, los jóvenes contrataron un inflable y solo con verlos disfrutar y brincar y estar todos juntos como cada año a mi por lo menos me hace sentirme contenta pasando otro día de las madres y agradezco a Dios la oportunidad de volver a vivir un día de las madres rodeada de mis hijos, nietos, marido, yerno, nuera amigos y sus familias.

¿Ustedes cómo lo pasaron ?

Esta es Amparo reportándose.

10 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.