• Amparo Piñeirua

Ejemplo de...



Otra vez hablando del día que festejamos: DIA DEL MAESTRO. Que personas tan importantes en nuestras vidas, cuando somos muy chiquitos los primeros días no nos encantan pues nos separan de nuestra mamás, pero luego como los niños son intuitivos por naturaleza empiezan a verla como su mamá sustituta y le tratan de agradar. Y así poco a poco se van adentrando en ese gran mundo que es para ellos la escuela, una etapa de transición dura, pues de estar en su casita sintiéndose seguros al resguardo de personas que conocen desde que nacieron, ahora se enfrenta con un mundo desconocido para ellos en donde sienten miedo, agresión por sentirse abandonados. En donde solo hay una mama y muchos otros niños que quieren estar con ella, teniendo que compartir el tiempo, las cosas, la atención con todos.

Llegar a un lugar que no conocen en donde todo les parece grande y donde no hay nadie de su entorno que los acompañe, no puedo imaginarme algo mas aterrador para un niñito pequeño y hoy en día, cada vez mas y mas pequeñitos los mandan al colegio, pero los niños son así, pronto se acoplan y lo empiezan a disfrutar.


Cuando estamos en primaria pasamos mas horas del día con la maestra que con nuestra propia madre, entonces desde ahí, ¡Cómo no van a ser importantísimas en nuestra vida! Con el tiempo te vas a enfrentar con maestras lindas y con otra no tan lindas, muchas mamás se quejan y en mi consulta me comentan; ¡ay Amparo¡ "le toco una maestra que es una bruja” jajaja... yo siempre les digo que tanto la “bruja” como la “linda” siempre les van a enseñar muchas cosas y que todas esas son herramientas en sus vidas pues siempre se van a encontrar con personas linda y otras no tan lindas, claro estoy hablando de situaciones totalmente normales, no de maestras abusivas etc. etc., pero todas ellas van dejando una huella en la persona y a cada una le van aprendiendo o imitando algo.


Ya en secundaria y prepa donde tienen mas maestros vas a ir aprendiendo a acoplarte a cada una de ellos por diferentes que sean y también todo esto es aprendizaje es como si los estuvieran preparando para la vida sin importar la materia que te enseñen que también es importante.

Yo fui maestra por 28 años de mi vida y fue una etapa mágica, no digo que no hubo momentos álgidos y difíciles pero puedo decir con honestidad, que el 90% fueron realmente maravillosos; donde el aprendizaje fue mutuo y cada día, mes y año, aprendía mas de ellos que ellos de mi. Realmente ame y amo a mis ex-alumnos, en este momento y que cuando los veo en algún sitio y se acuerdan de mi y me saludan con cariño me siento realmente contenta y mira que en 28 años hay recuerdos, anécdotas, y cosas que contar. Creo que llenaría tomo 1,2,3 de mi paso por el colegio y mis queridísimos alumnos.


Gracias a la vida y a ellos por cruzarse en mi camino y enriquecerlo.


Esta, es Amparo reportándose.

0 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.