• Amparo Piñeirua

Llenando espacios internos


Hola mis queridos lectores una vez más escribiendo sobre las situaciones que estamos viviendo.

No les ha pasado que en estos días en los que hemos estado viviendo este encierro, nos encontramos con dos caminos a seguir, uno interno y otro externo, no es que eso no nos pase siempre, pero me parece que en los tiempos en que vivimos preferimos vivir más del exterior que del interior, pues bien ,creo que esta pandemia nos está obligando a ir más al interior, pues el exterior es bastante desgastante, angustiante y por momentos aterradores, entonces aquello que antes nos satisfacía más, ahora se convirtió en algo de lo que más bien tenemos que huir para mantener nuestra mente meridianamente sana pues al estar en confinamiento y tener miedo nos metemos mucho a la tele a ver qué hay de nuevo como va la pandemia y en este país con un añadido que es, lo que está haciendo el gobierno, todo esto nos mete en un caracol hacia un agujero que nos incomoda.

Entonces nos queda el interior, que como lo usamos poco, también nos da miedo entrar en él, no sea que lo que encontramos tampoco nos vaya a gustar.

A esto se refiere el título de hoy, cómo podemos llenar esos espacios que hasta hace unas semanas los llenábamos con situaciones exteriores y hoy nos obliga a cambiarlos.

Si vemos la foto de entrada donde nos encontramos con un closet completamente vacío podemos pensar “que pena no hay nada cuánto vacío hay aquí” o por el contrario “que emoción lo puedo llenar con lo que yo quiero” y es aquí donde está lo increíble y esa nueva oportunidad de cambiar lo que no nos guste.

Quizá quieras llenarlo con prendas de muchos y diferentes colores, de prendas nuevas y de tu talla, modernas con un toque de vintage , con pantalones, blusas, faldas, chaquetas, suéteres, quizá quieras hacer conjuntos con diferentes combinaciones y sobre todo tirar aquello que ya no te sirve, que está viejo, ajado, que nunca te sirvió pero que por alguna razón lo conservaste, pensado quizá que algún día te serviría y se quedó ocupando un lugar que otra prenda pudo haber hecho otro trabajo o servirte mejor.

Con esta analogía simplemente quiero que todo lo anterior lo lleves a un plano en donde seas tu, en donde te preguntes, ahora que tienes el tiempo , que quiero cambiar, quizá de mis pensamientos, esos que son totalmente irracionales, que de mis comportamientos, que uso y uso y no me sirven, quizá lo explosivo, quizá me estoy dando cuenta que bebo demasiado y que necesito pedir ayuda, o rencores que he guardado por mucho tiempo por si me sirven para algo más adelante, tristezas, tal vez, que ya tendría que dejar atrás , competencias con otros que me impiden tener una amistad, o amistades tóxicas que solo me dañan y que no son de mi medida, una relación caducada y ajada que tampoco debería de conservar.

Y cambiar todo esto por relaciones sanas, alegría, paz, y que mi closet quede lleno y acomodado exactamente como a mí me gusta.

Creo que ahí tienen mucho que pensar si es que no lo habían hecho antes.

Ojalá y tuviera tu retroalimentación esa si que seria a mi medida y a mi gusto .

Esta es Amparo reportándose.

6 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.