• Amparo Piñeirua

Maquillajes

Actualizado: 27 de oct de 2019


Si eres mujer, seguro usas el maquillaje con frecuencia, si eres hombre; ó lo has usado para cubrir alguna imperfección, ó para disfrazarte ó como mínimo se lo has visto usar a alguna mujer.

Pues bien. Hoy voy a usar esta palabra en sentido figurado para ejemplificar de lo que les quiero hablar.

En términos más generales el maquillaje lo usamos para vernos mejor, para tapar o cubrir alguna imperfección, para que los ojos se nos vean o más grandes o más alargados. Para resaltar los pomelos más salidos o por el contrario para que se vean menos, para aparentar tener una nariz más estilizada u ocultar lo grande que está, para que nuestras pestañas se vean más largas, o de plano ponérnoslas postizas o con extensiones para iluminarnos. Correctores para corregir ojeras y un sin fin de cosas para vernos guapos o guapas.

Pues bien en la vida hacemos un poco lo mismo; tratamos de maquillar nuestros sentimientos, nuestras conductas, nuestras emociones, a veces también la forma en la que pensamos. Hay que tener cuidado en cómo usamos ese maquillaje, si lo vamos a usar para ocultarnos siempre incluso de nosotros mismos este maquillaje lejos de embellecernos, nos va a transformar en quien no somos y aunque a veces queremos ocultarnos incluso de nosotros mismos esta es lo peor que podemos hacer, siempre tenemos que saber quienes somos, que queremos ocultar, cuales son nuestras imperfecciones, por que solo sabiendas las podemos mejorar e incluso desaparecer y trabajar en ellas, si siempre las queremos ocultar cada vez necesitaremos mas y mas maquillaje para ocultar aquello que nos parece mal y todos sabemos que a mayor maquillaje, menos frescura, menos expresión, más edad y al final el maquillaje en vez de ser tu aliado se convierte en tu enemigo. Todos hemos podido ver a alguien que se maquilla tanto que incluso pierde su esencia o la oculta de tal manera que hasta parece payaso. Cuando esto sucede quiere decir que no estamos cómodos en nuestra piel, ósea con la persona que eres, que tu misma te rechazas qué te avergüenzas de ti, que no quieres que los otros te vean tal cual eres porque se asustarían de lo que ven cómo lo haces tu misma y en este punto es cuando te vuelves esclava de ti misma, tratándote de cubrir y de no descuidarte , para que ni los demás ni tu misma vean lo “ lo fea “ que en realidad eres o crees que eres.

Acuérdate que el maquillaje solo cubre, que abajo de el estas tu y si no te gustas es el momento de enfrentarte contigo misma y trabajar en aquello que te hace sufrir, que te da inseguridad, miedo vulnerabilidad, tristeza, rabia, impotencia y ya sea por tu cuenta o buscando ayuda profesional puedas irte quitando capa a capa el maquillaje que te sobra para que aflore esa persona que quieras ser con la que te sientas contenta y te veas muy guapa por fuera y por dentro.

Esta es Amparo reportándose.

0 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.