• Amparo Piñeirua

Maravillosas Compañías




No sé si tengas una mascota, pero yo si y a estas alturas creo que no podría vivir sin la presencia de ellas en mi vida y en mi entorno. En este momento tengo dos perras una chihuahueña y una mestiza que adopte gracias a mi hijo de un refugio, ella es la primer perrita que adopto pero creo que ya nunca comprare una, adoptare a las que tenga en adelante, siempre de los siempres he tenido una fascinación especial por los animales en general, hoy voy hablar de los perros pues siempre ha sido un denominador en mi vida.

Creo que siempre ha habido un peludito acompañándome, primero eran de la familia en general y cuando cumplí 15 años mi papa me regalo mi primera perra para mi solita. Entre todos le buscamos un nombre y por mi hermano que me sugirió el nombre le puse CANUTA, fue una perra inolvidable. La quise muchísimo y ella fue una perra que nunca olvidaré, cuando me case me la lleve obviamente conmigo y mi marido la quiso enormemente, me acompañaba a la universidad, se quedaba en el coche esperándome a que saliera, cuando tuvimos a nuestros hijos nos ayudaba a cuidarlos, nos avisaba cuando lloraban, los defendía cuando pensaba que había peligro. Era sensacional, nunca la olvidaremos, hemos tenido muchos peluditos que quisimos mucho y que nos ha dolido inmensamente cuando han partido pero su compañía ha sido tan maravillosa que ha compensado esa pena. Para mi son seres de luz que han llegado a mi vida solo a darme felicidad, siempre a mi lado recibiéndome con alegría, esperándome con paciencia, dándome su cariño o así le llamo yo incansablemente, ellos no se casan, no se van de mi lado y siempre me agradecen cualquier caricia que les hago, dicen que no hablan, a mi si me hablan, dicen que todo es instinto, pues su instinto me encanta, hay veces que estando en la calle ya quiero regresar solo para estar con ellas.


Estoy convencida que Dios los puso en nuestro camino para darnos compañía y felicidad, ellas encuentran la manera de comunicarse conmigo, de que juegue con ellas, me entienden cuando estoy triste, cuando estoy enojada, en fin, son una maravilla . Es por esto que no entiendo el maltrato, el abandono, la indiferencia de los humanos, puedo entender que no les gusten y que no compartan lo que aquí escribo pero esto no le da a esas personas el derecho para hacerlos sufrir, nunca debemos olvidar que los que estamos hasta arriba en la escala filogenética debemos de cuidar a los que están abajo y a veces lo digo con sinceridad, dudo de quien esta abajo.


¿Tú, tienes mascotas?, ¿opinas lo mismo que yo? ó tienes otra opinión, espero tus comentarios.


Esta, es Amparo reportándose

0 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.