• Amparo Piñeirua

Miedo




Otra vez contigo, con un tema diferente a los anteriores que he escrito.

Tu ya sabes que del miedo se ha hablado mucho, muchísimo y quizá es un tema que ya no te interesa y yo quisiera ser de esas personas que dicen que no le temen a nada, pero ¿qué crees?, no soy de esas personas. Ultimamente ha habido muchos acontecimientos no tan agradables en mi vida, cómo sé que pasa en la vida de todos los seres humanos. A mis pacientes siempre les digo “de esta vida nadie se va sin rasparse” entonces, también como siempre pasa es en esos momentos es cuando dices “¡ay mama, qué miedo!”


Primero quiero empezar con una definición de miedo.

“El miedo es una perturbación del estado de ánimo que causa angustia por un riesgo que puede ser imaginario o real, no solo del presente si no también del pasado o del futuro, el miedo es un sentimiento común en la humanidad, un modo de preservación que activa la amígdala cerebral donde se depositan las reacciones emocionales”.


Bueno, hay muchas definiciones y no me quiero enfocar en algo que parezca clase o algo parecido pero si quiero decirles que muchas veces uno tiene que enfrentar esos miedos de la mejor manera que conocemos, por que se tienen, y mas en la actualidad que mil cosas pueden convertirse en miedos solo de ver la TV; guerras, época de elecciones, muertes de seres queridos, enfermedades, si pierdo el trabajo, si no me va bien económicamente en fin y lo peor es que nos hacemos un panorama espantoso y muchas veces según las estadísticas el 99% de las veces nos dan miedo situaciones que nunca viviremos.

Pero ese 1% es del que quiero hablar. Siempre he sido precavida pero no me consideraba una persona miedosa pero hoy si tengo ciertos miedos muy puntuales y cuando se presentan son francamente desagradables como por ejemplo la velocidad, las alturas, perder un ser querido y por que no, mi propia muerte. No es que todo el día lo tengo en la mente pero cuando están ahí, si me da miedo. Yo creo que hay que racionalizar el miedo poco tiempo y luego dejarlo ir, pues creo que lo que mas paraliza a las personas es el miedo y muchas veces pensamos que le tenemos miedo a un dragón y resulta que cuando te enfrentas a él te das cuenta que en realidad es un chihuahueño, como lo ejemplifica muy bien el libro de ¿Quién se ha llevado mi queso?, es por esto que en entregas anteriores les comentaba que hay que experimentar en nuestra propia vida muchos cambios. Si no nos lo presenta la vida y caemos en zona de confort, provocarlos uno mismo haciendo tú cambios en tu vida; cambio de trabajo si no estas contento, hacer otras actividades como baile, pintura, canto, clase de lo que quieras, mover horarios. Esto a mí me hace mas libre y me permite explorar cosas nuevas, aunque me den miedo. Pruébalo quizá te sirva.


Tú, ¿qué me dices de tus miedos?, ¿cómo los enfrentas?


Esta, es Amparo reportándose

0 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.