• Amparo Piñeirua

Regalos De La Vida

Actualizado: feb 23



Desde que naces empiezas a recibir regalos de la vida, o como a mí me gusta decir de Dios. La vida misma es un regalo. No creo que sea necesario mencionar que cosas son los regalos que recibimos desde ese mismísimo momento, cada uno de ustedes podrá reconocer cuáles son.

Hoy quiero hacer referencia a mis nietos, esos si han sido regalazos. Esos regalos espectaculares que no caducan nunca que cada día que pasa en lugar de hacerse viejos o aburridos o ya muy vistos y jugados, funciona justamente al revés. Siempre hay algo nuevo que experimentar, siempre surge un botón mágico y maravilloso que me trae emoción, sorpresa, ternura, conexión, con los que aprendo cosas nuevas. De ellos espero siempre tenerlos cerca, nunca me aburren ni pasan de moda y siempre se reciclan para sorprenderme.

Yo me acuerdo que muchas personas me hablaban del tema y siempre lo hacían refiriéndose a lo espectacular que era ser abuelos, sin embargo y debo ser sincera, a mi era algo que no me llamaba mucho la atención, no sentía necesidad de tenerlos. Para mi los niños tienen una especie de imán que me atraen irremediablemente y donde hay un niño si yo estoy cerca, tendrá mi atención, sin embargo estas frases de algunas de mis amigas que me decían, “me muero por ser abuela” o “no me quiero morir sin ser abuela” o “que les pasa a mis hijos que aun no me hacen abuela” la verdad me parecían muy exageradas y no compartía tanto esa necesidad que ellas manifestaban y por lo tanto estaba francamente tranquila en este tema.

Hoy que sé lo que es ser abuela y que algunas de mis amigas en verdad se fueron sin poder experimentar esta sensación si me da mucha pena y agradezco infinitamente que a mí Dios sí me lo permitió.

En mi caso son tres; primero fueron los de mi hija; un niño y una niña, son dos chaparritos que he disfrutado muchísimo han estado muy cerca de mí y los he visto crecer como vi a mis hijos pero desde una perspectiva diferente ya sé que esto es algo que todos los abuelos dicen pero ahora yo lo compruebo y si así es. En esta etapa yo tengo más paciencia, me animo mas hacer actividades que con mis hijos, no hice o hice poco. Antes mi pensamiento era “ estoy cansada” ,“ mas adelante “ ,“ tengo toda la vida para hacerlo”, hoy con la experiencia, sé que si no lo haces hoy lo que hagas mañana ya es diferente o quizá ya no tengas la oportunidad.

Mi pensamiento hoy; es hazlo aunque estes cansada y no tengas muchas ganas, ya no habrá un mañana, es tu última oportunidad. Con mi nieto yo juego fútbol, voleibol, basquetbol y tenis a nuestra manera y con lo que contamos para hacerlo. Por ejemplo pájaro que es una especie de fútbol pero con la mano y con un peluche en forma de pájaro y por eso se llama "pájaro". Últimamente tochito bandera, que tiene que ver como muchos saben con el fútbol americano, quemados, cuando eran más pequeños escondidillas. Yo a mi chaparrito siempre le digo mi príncipe azul .


Luego llegó mi princesa como para todos los abuelos, hermosisismos todos, con ella disfrutó mucho que le gusta bailar y cantar. Me encanta verla, cuando lo hace la animó, la grabo y se me cae la baba, con ella también juego a lo mismo que con el hermano pero no le gusta tanto y se aburre pronto y prefiere juegos más tranquilo .

Pasaron ocho años y llego mi tercer nieto el de mi hijo que acaba de nacer y como ya se lo que es esto pues esperaba el regalo con muchísima ilusión. Solo de pensarlo sentía mariposas en el estómago, esa sensación de conocerlo en el hospital acabado de nacer y pensar que es una nueva experiencia por vivir. Nueva por que cada uno es diferente y cada uno trae sus propias cosas que vivir contigo y enseñarte, es hermoso y ya desde este momento tiene su propia personalidad y su propia esencia como los otros dos.


En conclusión ser abuela es ESPECTACULARMENTE MARAVILLOSO ojalá y la vida te permita experimentarlo, si aun no lo has hecho.


Esta, es Amparo reportándose

10 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.