• Amparo Piñeirua

Siguientes Generaciones

Actualizado: 16 de jul de 2019


En el Articulo anterior les platique de mi aprendizaje con las generaciones anteriores a la mía; mis abuelos y mis padres. Hoy les platicare de mis aprendizajes con mis hijos y nietos.

De mis hijos aprendí primero que nada a ser mamá, es una palabra corta pero cuánto contenido tiene. El ser madre te enseña a posponerte a ti mismo para anteponer a ese ser que de repente llego a tu vida para exigirte así de entrada tu vida misma, tu tiempo, tu paciencia, tu tolerancia, tus noches, tu días, tus salidas con amigos y con cualquiera, tus tiempos, tu amor total y verdadero, ese ser por el que ahora si estarías dispuesto a dar TODO incluso la vida misma y sin detenerte siquiera a pensarlo. No te importa renunciar a todo y además lo haces con todo el gusto del mundo, son esos seres que presumes que siempre, aunque no lo digas, piensas es el mas guapo, simpático, inteligente, hermoso, tienes la necesidad de defenderlo, protegerlo y todo esto en conjunto te enseña a renunciar a tu egoísmo. Dejas de satisfacer tus necesidades para cubrir las de ellos.

Yo me acuerdo que antes de ser madre me compraba cosas para mi, para verme bonita, para mi comodidad, por gusto, por placer, después me gustaba infinitamente más comprar cosas para ellos, pensaba ”con esto se verán guapísimos, esto les hace falta, con esto otro se van a divertir mucho”. Me acuerdo también que la noche de reyes era muy emocionante comprarles los juguetes, hacerles las cartitas que se las hacía mi marido, esconder los regalos y colocarlos cuidando los detalles.

En fin es un aprendizaje brutal. Cuando van creciendo vas viendo ese crecimiento y ves ese amor que les tienes reflejado en ellos como te corresponden con ese “te quiero mucho mami” y con el tiempo la cosa es el al revés, ellos te enseñan a ti y empiezas a preguntarles cosas del cel, de la compu y más tarde otras cosas ya de adultos y en esta transformación te encuentras que te dicen “ no lo veas así quizá fue de esta manera” y ¡ah! como te hacen reflexionar y una vez más aprender. A lo largo de sus vidas las palabras claves son AMOR Y APRENDIZAJE. Y te encuentras también que ya no siempre te hacen caso y aunque sabes que no la van a pasar bien, los tienes que dejar resolver sus propios problemas y tener sus propios aprendizajes y esto a veces cuesta mucho.

Otra cosa, es que te tienes que volver experta en leer en cada uno de ellos sus preocupaciones, conflictos, tristezas, en fin, por que con cada hijo es como si volvieras a ser madre por primera vez, hay muy pocas cosas en donde la experiencia cuenta.

Y por último mis nietos, cositas hermosas que vienen a alegrar tu vida, bien dicen que son el postre de la vida ellos te enseñan todo lo anterior con los hijos pero visto con otra lupa y otra dimensión y sabes que no todo es tan importante y serio como cuando eres mamá.


Está, es Amparo reportándose.

8 vistas

©2019 Cuéntamelo Todo.